Noticias

En conmemoración del Libertador

Simón Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar nació en la ciudad de Caracas, Venezuela, el 24 de julio de 1783. Es una de las figuras más reconocidas de la historia de las independencias latinoamericanas, debido a su liderazgo de los ejércitos y a su promoción del patriotismo en la Nueva Granada y Venezuela, y posteriormente en la República del Ecuador, República del Perú y el hoy Estado Plurinacional de Bolivia [1].

Hijo de padres de los altos escalones de la sociedad caraqueña y huérfano desde los 9 años [2]; fue un adolescente rebelde, pero tuvo grandes profesores como Simón Rodríguez, fray Jesús Nazareno Zidardia, presbítero José Antonio Negrete y Guillermo Pelgrón [3]. En 1797 entró al Batallón de Milicias de Blancos de los Valles de Aragua y rápidamente se destacó por su adiestramiento de las artes militares y por su amplio conocimiento de lo teórico [3]. 

En 1799 viajó a Madrid, España y allá se dedicó al estudio. Para 1804 había vuelto a Venezuela casado y poco después enviudó debido a una fiebre que atacó gravemente a María Teresa Rodríguez del Toro y Alayza [2] [3]. La muerte de su primer amor le afectó de tal manera que, cuando volvió a Europa se estableció en Paris, Francia, y se cuenta que parecía haber perdido el camino y vivía derrochando su fortuna [2]. No obstante, se reencontró con su viejo maestro, Simón Rodríguez, quien le incitó a retomar el estudio y le guio entre los autores y obras de la época, como Montesquieu, Rousseau y Voltaire [2].

También visitó Milán, Italia y allá pasó algún tiempo con Napoleón Bonaparte y luego, un día de agosto de 1805, cuando pasaba por Roma, visitó el Monte Sacro, lugar donde se dice que hizo el renombrado Juramento del Monte Sacro: 

‘¡Juro delante de usted, juro por el Dios de mis padres, juro por ellos, juro por mi honor y juro por mi patria, que no daré descanso a mi brazo, ni reposo a mi alma, hasta que haya roto las cadenas que nos oprimen por voluntad del poder español!’ [2] [3].

En 1807 vuelve a Venezuela y allá, en las reuniones que organizaba con su hermano, Juan Vicente, hablaba no solo de literatura, sino también planificaba la Independencia de Venezuela [3]. 

Bolívar ha tenido distintos roles en las luchas independentistas en América Latina [4]. Así, entre 1811 y 1814 participó en el proceso venezolano, tiempo en el cual también hizo varias visitas a la Nueva Granada; después en 1819 hizo parte de la lucha granadina junto con Francisco de Paula Santander; y más adelante había logrado liberar a la República del Ecuador y República del Perú en 1824 [4]. 

Muere el 17 de diciembre de 1830 en la Santa Marta de la Nueva Granada, pero su legado no muere con él. Simón Bolívar había analizado de manera acertada la situación de la región, explicó que era necesario crear instituciones que estuvieran en sintonía con el contexto de cada país y argumentaba que era mejor no replicar los modelos del exterior [4]. Implantó valores de libertad y patriotismo que se quedaron en los lugares donde estuvo y su lucha no se deja de recordar o conmemorar. 

Adicionalmente, Simón Bolívar soñó con una unión hispanoamericana puesto a que veía en la región grandes potenciales en razón de sus riquezas naturales y las características en común entre las naciones, como el idioma castellano, la religión católica y las costumbres [5]. Este sueño de la integración se vería en un solo gobierno que reuniera los Estados, aun reconociendo las diferencias en los niveles de desarrollo económico, social y colonial [5]. Lo más cercano que logró de un gobierno común se vio en el Congreso Anfictiónico de Panamá de 1824, en el cual se convocó a los gobiernos de las repúblicas de Colombia, México, Río de la Plata (hoy en día Argentina), Chile, Perú y Guatemala. Este tuvo el objetivo de debatir los asuntos del Nuevo Mundo y formular leyes supranacionales [5].

El gran sueño integracionista tuvo varios intentos conocidos como la Gran Colombia, luego la Confederación Hispanoamericana y, por último, la Confederación de los Andes [5]. No obstante, los planes del Libertador se vieron poco a poco frustrados debido a factores como la extensión del territorio de la región, el ‘desorden’ que se veía en el momento en cuanto a los Estados que se estaban conformando y que, en turno, afectaba los niveles de desarrollo entre territorios y el nacionalismo provincial que rivalizó a los países en vez de unir a los hispanoamericanos [5]. 

Para terminar, el Parlamento Andino celebra el cumpleaños del Libertador y honra su figura cada día, promoviendo los valores de los países andinos e incitando siempre a la activa participación política y cultural de las sociedades para seguir construyendo países y una región más fuerte, justo como en algún momento lo deseó Simón Bolívar. 

Referencias 

[1] Universidad Eafit. (s.f.). El libertador y el hombre de las dificultades. Recuperado de https://www.eafit.edu.co/bicentenario/Paginas/simon-bolivar.aspx

[2] Chirinos, J. C. (16 de diciembre de 2019). Simón Bolívar, el libertador de América. National Geographic. Recuperado de https://historia.nationalgeographic.com.es/a/simon-bolivar-libertador-america_12174

[3] Pérez Vila, M. (1968). Biografía de Simón Bolívar. Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Recuperado de http://www.cervantesvirtual.com/portales/simon_bolivar/autor_biografia/

[4] Bushnell, D. (s.f.). Simón Bolívar: una síntesis del Libertador. Red cultural del Banco de la República. Recuperado de https://www.banrepcultural.org/biblioteca-virtual/credencial-historia/numero-16/simon-bolivar-una-sintesis-del-libertador

[5] Morales Manzur, J. C. (10 de marzo de 2000). El pensamiento doctrinal de la integración latinoamericana: Simón Bolívar. Frónesis (7) 2, 11-46. Recuperado de https://produccioncientificaluz.org/index.php/fronesis/article/view/16436/16409

Gracias por compartir nuestro contenido