Noticias

El 26 de junio se conmemora el Día internacional en Apoyo de las Víctimas de la Tortura. En 1997 la Asamblea General de Naciones Unidas a través de su resolución 52/149, señaló esta fecha para erradicar esta práctica, así como otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes. Es un llamado a la población mundial, para reivindicar el respeto y protección por la dignidad, integridad y el ejercicio pleno de derechos humanos [1].

La tortura, tipificada como un crimen de lesa humanidad, se caracteriza por destruir la personalidad de la víctima y despreciar la dignidad intrínseca de cada persona [1]. De acuerdo al derecho internacional consuetudinario, este delito se halla prohibido en todos los instrumentos internacionales sin excepción alguna y son de carácter vinculante exista o no la ratificación de los Estados [2]. 

La perspectiva de justicia de las víctimas de tortura es compleja. Algunos testimonios recolectados por el Alto Comisionado de Derechos Humanos (ACNUDH) establecen vínculos muy estrechos entre: el sentimiento de paz física y mental; las resoluciones judiciales y sus medidas de reparación; y las transformaciones en las políticas de Estado que marcan un cambio para las nuevas generaciones, al igual que en el cumplimiento de estándares internacionales de protección [3]. 

El proceso legal de reparación para las víctimas de tortura, trae consigo diferentes condiciones, entre las que se encuentran: medidas de rehabilitación, restitución, compensación y no repetición. Adicionalmente, el grado de cumplimento de las sentencias legales establece mayores garantías para las víctimas; no deja en impunidad a los perpetradores y permite romper el silencio para que estas personas dirijan sus casos a litigios estratégicos dentro de un Estado de Derecho [4].

La rehabilitación de la tortura, requiere de un enfoque multidisciplinario capaz de reparar progresivamente las consecuencias físicas, psicológicas que afectan a las víctimas y a sus familias. Los centros y organizaciones especializados al igual que el Fondo de Contribuciones Voluntarias de Naciones Unidas para las Víctimas de Tortura, son herramientas humanitarias únicas y universales que promueven asistencia directa, tratamientos específicos y hasta la fecha han apoyado a más de 50.000 personas a salir de las secuelas provocadas en contra su dignidad y derechos [1].

El Parlamento Andino, muy respetuosamente, se une a esta conmemoración y pone en consideración de la región, la Declaración y Convención sobre la Protección de Todas las Personas contra la Tortura y otros tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes; cuyos enunciados legales podrán ser incluidos en futuros marcos normativos o en la planificación y ejecución de políticas públicas que promuevan mayores protecciones y garantías.

Fuentes:

[1] Naciones Unidas (2021). Día Internacional en Apoyo de las Víctimas de la Tortura, 26 de junio. Disponible en: 

https://www.un.org/es/observances/torture-victims-day

[2] Naciones Unidas (2021). Mensaje del Secretario General. Disponible en: https://www.un.org/es/observances/torture-victims-day/messages

[3] Fondo de las Naciones Unidas para las Víctimas de la Tortura (2021). La perspectiva de las víctimas de la justicia. Disponible en: https://youtu.be/oAJlfgaIF8U

[4] Fondo de las Naciones Unidas para las Víctimas de la Tortura (2021). ¿Por qué el proceso legal es importante para las víctimas de tortura? Disponible en: https://youtu.be/kmu1fE727wE

[5] ACNUDH (n/a). Fondo de las Naciones Unidas para las Víctimas de la Tortura. Disponible en: https://www.ohchr.org/SP/Issues/Torture/UNVFT/Pages/Index.aspx#:~:text=ACERCA%20DEL%20FONDO-,El%20Fondo%20de%20Contribuciones%20Voluntarias%20de%20las%20Naciones%20Unidas%20para,se%20produzca%20la%20tortura%2C%20como

 
Gracias por compartir nuestro contenido